Científicos estadounidenses inician estudio el efecto del cannabidiol (CBD) en los niños con autismo

Investigadores de la Universidad de Lehigh, en Estados Unidos, se preparan para estudiar los potenciales beneficios  de los cannabinoides, como el cannabidiol (CBD), en niños con autismo. Este síndrome se caracteriza por una gama de trastornos del neurodesarrollo, problemas en la interacción social, comunicación y conductas restringidas o repetitivas.

En la actualidad este síndrome es incurable y los científicos de la Universidad Lehigh esperan recolectar los primeros datos cuantitativos sobre los cannabinoides como potenciales agentes de tratamiento.

La mayor parte de las pruebas que involucran el CBD y el autismo hasta ahora ha sido hechas en células de laboratorio o conducidas en animales. Hasta el momento, los científicos han encontrado lo que creen podría ser un posible vínculo entre el autismo y los receptores cannabinoides 2 del Sistema Endocannabinoide (SEC). Sugieren que el autismo puede estar relacionado con una sobrerregulación del receptor CB2 que causa una interrupción en la capacidad del cerebro para enviar señales claras. Los cannabinoides, como el CBD, interactúan con este receptor, sugiriendo que puede tener algún potencial terapéutico.

Por otra parte, la evidencia anecdótica y los casos de éxito basados en historias personales, sugieren que el compuesto podría ser útil. Aunque los estudios que involucran seres humanos, como el planeado en la Universidad de Lehigh, aún necesitaban entender la eficacia del compuesto, los investigadores creen que están en la posición ideal para estudiar si los cannabinoides pueden ayudar a los niños autistas Durante años, ellos han trabajado con niños autistas en instalaciones enfocadas a servir a pequeños con desórdenes del desarrollo.

“¿El CBD disminuye algunas de las características principales del autismo? ¿Se soluciona la renuencia social, la dificultad para comunicarse y otros comportamientos estereotipados?” – cuestionó el decano de educación de Lehigh, Gary Sasso. – “Tenemos la experiencia para intentarlo”.

La Dra. Sue Sisley colabora en la junta médica de la compañía y miembro del comité directivo del Centro Lambert de la Universidad Thomas Jefferson para el Estudio del Cannabis Medicinal y el Cáñamo, además, formó parte de un equipo de investigación que lidereó un artículo durante el año pasado sobre los efectos del cannabis en el trastorno de estrés postraumático. En una reciente entrevista, Sisley dijo que busca llevar a cabo estudios observacionales sobre los cannabinoides y el autismo. El CBD es el compuesto no psicoactivo que serviría como una buena opción para los niños, ya que no causa efectos psicoactivos.

Se cree que el autismo afecta a 1 de cada 115 niños en México, no obstante, expertos creen que muchos niños no son diagnosticados correctamente y que esta cifra es aún mayor.

La Fundación Por Grace A.C. trabaja porque aquellas personas que requieren el uso del cannabis lo puedan hacer de manera segura y apoyados profesionales de la salud capacitados.

Si requiere orientación sobre el uso del cannabis para fines terapéuticos, no dude en llamarnos al (81) 80 000 455 o al correo porgraceac@gmail.com