En un nuevo estudio publicado en “Epilepsia”, la publicación oficial de la Liga Internacional en contra de la Epilepsia, se encontró que el cannabidiol (CBD) puede afectar de manera positiva la biodisponibilidad en sangre de varios medicamentos antiepilépticos de uso común , dando a los neurólogos y pacientes con epilepsia una idea sobre cómo incorporar CBD a sus tratamientos.

Investigadores de la Universidad de Alabama en Estados Unidos llevaron a cabo un estudio abierto en niños y adultos diagnosticados con trastornos de epilepsia de difícil  control. Todos los participantes – 39 adultos y 42 niños – recibieron CBD a la par de sus medicamentos anticonvulsivos tradicionales. Los investigadores monitorearon los niveles sanguíneos de los participantes para evaluar los niveles de los fármacos y del CBD.

“Con cualquier nuevo medicamento potencial para las convulsiones, es importante saber si existen interacciones entre los medicamentos y si hay indicadores que deben monitorearse mientras se toma un medicamento específico”, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Tyler Gaston.

La Dra. Gaston y su equipo de investigadores observaron que ingerir CBD causó cambios significativos en los niveles de Clobazam, Topiramato y Rufinamida, tanto en adultos como en niños. Los niveles de Zonisamida y Eslicarbazepina se encontraron elevados sólo en adultos. Mientras que en general los niveles de los fármacos en la sangre de pacientes con epilepsia eran más altos, sólo el Clobazam alcanzó un rango fuera del aceptado. Los adultos que tomaron Clobazam y CBD, reportaron sedación con más frecuencia en comparación de cuando ingirieron Clobazam únicamente.

Estos hallazgos ayudarán a los médicos a ajustar con mayor exactitud las dosis recomendadas de medicamentos para convulsiones para los pacientes que están tomando CBD. Además, indican que los pacientes que toman CBD deben obtener los mismos efectos anticonvulsivos de sus medicamentos tradicionales tomando dosis menores.

“Nuestro estudio muestra que el CBD, al igual que otros fármacos antiepilépticos, tiene interacciones con otros fármacos anticonvulsivos y tanto pacientes como proveedores deben ser conscientes de esto”, dijo la Dra. Gaston.

Con los resultados del estudio, los médicos pueden señalar a sus pacientes que al ingerir CBD, se puede reducir sus dosis prescritas de otros fármacos anticonvulsivos, compensando la interacción. Sin embargo, los investigadores resaltan que aún se necesita hacer más investigación.

“Aunque la interacción entre CBD y clobazam ha sido establecida en la literatura médica, actualmente no hay datos publicados sobre las posibles interacciones del CDB con otros medicamentos para las convulsiones”, dijo Gaston. “Sin embargo, dado el diseño experimental de este estudio, nuestros hallazgos tendrán que ser confirmados bajo condiciones más controladas” concluyó.

El CBD es un cannabinoide natural no psicoactivo, encontrado en las plantas de Cannabis como el cáñamo. En un estudio realizado a principios de este año por el neurólogo Dr. Carlos Aguirre, se encontró que el aceite de CBD de cáñamo ayudó a reducir las convulsiones en el 81,3% de los casos, sin reportes de efectos adversos graves.

La Fundación Por Grace A.C. trabaja porque aquellas personas que requieren el uso del cannabis lo puedan hacer de manera segura y apoyados profesionales de la salud capacitados.

Si requiere orientación sobre el uso del cannabis para fines terapéuticos, no dude en llamarnos al (81) 80 000 455 o al correo porgraceac@gmail.com