La Sociedad Americana de Epilepsia (SAE) recientemente confirmó que el cannabidiol (CBD), – compuesto natural no psicoactivo-, es eficaz para reducir la frecuencia de las convulsiones. Esta sociedad dirigió un estudio que investigó la eficacia anticonvulsiva del CBD puro en niños y adultos jóvenes con epilepsias resistentes a tratamientos, tales como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.

La epilepsia es un grupo de trastornos neurológicos crónicos que afectan a cerca de dos millones de personas en México y 65 millones de personas en todo el mundo. Los trastornos, que pueden oscilar entre relativamente benignos y potencialmente mortales, se caracterizan por convulsiones recurrentes o violentas, y se desarrollan debido a una descarga neuronal excesiva que interrumpe la actividad de las células nerviosas en el cerebro. Las epilepsias resistentes al tratamiento son más graves ya que no mejoran con los medicamentos tradicionales.

Un estudio reciente de la SAE titulado “Eficacia y Seguridad de Cannabidiol en Niños y Adultos Jóvenes con Epilepsia Resistente al Tratamiento”, sugiere que el CBD puede ser beneficioso para aquellos que sufran epilepsias resistentes al tratamiento. Sus hallazgos fueron presentados en la 70ª reunión anual de la SAE a finales del año pasado.

Durante el estudio, los participantes recibieron dosis diarias de CBD que gradualmente fueron incrementadas a lo largo de 12 semanas, siendo evaluados de manera regular en intervalos de 2 a 4 semanas. En los reportes del estudio, fueron documentadas mejoras en la función hematológica y del hígado; además los niveles de medicamentos antiepilépticos también se revisaron con regularidad.

Los investigadores, liderados por el Dr. Orrin Devinsky y la Dra. Elizabeth A. Thiele, encontraron que el CBD es eficaz para reducir tanto la frecuencia como la intensidad de las convulsiones en niños y adultos jóvenes. Después de 12 semanas de tratamiento, se encontró que el CBD reduce las convulsiones en un promedio del 45,1 por ciento. Entre todos los participantes, el 47 por ciento tuvo al menos una reducción del 50 por ciento en las convulsiones. El 9 por ciento de los participantes y el 13 por ciento de los diagnosticados con el síndrome de Dravet, estuvieron libres de crisis.

De los 313 participantes que iniciaron el estudio, 261 lo continuaron durante los 3 meses de tratamiento. Menos del 10 por ciento experimentó eventos adversos, mientras que 36 pacientes se retiraron debido a una falta de eficacia y 106 pacientes informaron de eventos adversos graves, sólo 16 se consideraron relacionados a tratamientos con CBD. Los efectos adversos no graves que experimentaron los participantes incluyeron síntomas como somnolencia, diarrea, fatiga, convulsiones y disminución del apetito.

Los hallazgos sugieren que el CBD puede ser particularmente beneficioso para aquellos diagnosticados con epilepsias resistentes a los fármacos antiepilépticos utilizados tradicionalmente. Al ser un compuesto no psicoactivo, el CBD se convierte en un método de tratamiento seguro y menos controvertido para niños y jóvenes.

“Para muchos niños con síndrome de Dravet, síndrome de Lennox-Gastaut y otras epilepsias, el CBD parece ser un tratamiento eficaz –en ocasiones extremadamente eficaz- además de seguro y bien tolerado en general”, comentó el Dr. Thiele, autor del estudio, en un comunicado de prensa.

En México un estudio realizado por el Dr. Saúl Garza ofreció resultados similares el estudio fue realizado en pacientes con el Síndrome de Lennox-Gastaut, donde el 17% logró estar libre de crisis por 4 meses y el 84% logró reducirlas.

Próximos Eventos

Sábado 5 de Agosto